LA HABITACIÓN CUÁNTICA, Cruces y Convergencias, La Neomudejar

LA HABITACIÓN CUÁNTICA: LA TERAPIA COMO ARTE, Claudia Bonollo

Visible hasta el 13 de Noviembre 2016

 

LA HABITACIÓN CUÁNTICA; Claudia Bonollo

en “Cruces y convergencias”, Vídeos de Autor, exposición colectiva comisariada por Cecilia Canal Martínez

 

DEL 15 DE SEPTIEMBRE a las 7 PM AL 13 DE NOVIEMBRE, 2016
Horario:
Miércoles, jueves, viernes, sábados y Domingos de 11:00 a 15:00 y de 17:00 a 21:00.
*Los horarios de la librería son los mismos que los del Centro de Artes.
Lunes, martes y miércoles, cerrado

La Neomudéjar
C/ Antonio de Nebrija sn (Metro Atocha)

Los colores nos incitan a filosofar… Wittgenstein

El color es un elemento fundamental del trabajo artístico y de las investigaciones de Claudia Bonollo. No sólo el color pigmento o materia, el matiz cromático que embellece las cosas, sino el color-luz, el color como elemento primario de la visión y de la metamorfosis, el color que otorga visibilidad a las cosas que aún permanecen ocultas, el color umbral suspendido entre mundos diversos y aparentemente inconciliables, el color inclasificable, inaprensible, imposible de encasillar. Que se quiera reconocer o no, “el color estimula y sacude el cuadro inmóvil del lenguaje” (Roland Barthes), así que, en realidad, ningún color es neutro.

La Habitación Cuántica es una instalación vídeo con imágenes transfiguradas (biológicas o abstractas) que explora la estrecha relación que une el color a las emociones.

A la entrada, habrá un listado con los pases de las proyecciones con una breve descripción de sus características, así que quien lo desee podrá elegir las emociones que se quieren estimular. La entera programación se proyectará en bucle.

“Las habitaciones cromáticas y los hologramas de color son el resultado de un proceso creativo inspirado por una incesante investigación sobre los estados de ánimo: el color-emoción se convierte en espacio, en un recorrido que se construye desde el interior. Es a la vez narración y contemplación, un instrumento para proyectar y construir nuestras meta-arquitecturas personales. Estas visiones surgen y son transformadas por el color y el color a su vez, nos provoca y nos transforma. El espacio cromático se convierte en ambientes sensibles, virtuales y mutantes, fugaces como pueden ser los pensamientos…

Las narraciones cromáticas, vagamente hipnóticas, se transforman en paisajes personales e íntimos, espejos del alma, cartografías esenciales de nuestra consciencia.”

(Claudia Bonollo)

lahabitacionverdefb